Concepto de Belleza

A través del tiempo, filósofos, religiosos, poetas e intelectuales en un intento de definir la Belleza, la dividieron en niveles.

Belleza Subjetiva Se percibe en nuestra mente y no por los sentidos, es independiente de la belleza del objeto.
Belleza Objetiva Se percibe por los sentidos, depende de la belleza del objeto, pero está influenciada por lo cultural.
Para ciertos pueblos es bello tatuar todo su cuerpo o colocar un plato en su labio inferior.
Una mujer extremadamente flaca es el estereotipo de belleza actual pero el precio que paga nuestra sociedad es muy alto y se llama Anorexia.
Belleza Absoluta Es la Divina, la Única, la Eterna, sólo Dios la posee según el pensamiento religioso.
Belleza Moral Es una Facultad del Espíritu, es Abstracta y Metafísica. Se basa en la Perfección de las Ideas y en la correspondencia entre Belleza, Bondad y Verdad.
Belleza Ética Trata de la moral y la bondad de las Acciones Humanas.
Belleza Perfecta Es la Espiritual, la unión de la Belleza Moral y Ética.
Belleza Imperfecta Es la Sensorial, sólo intervienen los sentidos.
Belleza Estética Perfección y Armonia de las Proporciones.

La Proporción Áurea fascinó como idea de belleza a los griegos, pitagóricos, sofistas, estoicos, renacentistas y perdura en nuestros días.

El Número de Oro: PHI fue considerado una medida sagrada, la proporción más estética.
Arquitectos, pintores y escultores lo usaron en sus obras: las Pirámides, Partenón, La Alambra, el Escorial…
Leonardo Da Vinci dibujó el hombre de Vitrubio para ilustrar el libro de Fray Pacioli di Borgo “La Divina Proporción” donde pretende revelar el secreto de la belleza.

La Naturaleza repite el número PHI en estructuras vivientes en el ADN, virus, conchas de moluscos, frutos y flores.

Se da en interesantes medidas del cuerpo humano  -la distancia del canto interno al canto externo del ojo es igual a la base de la nariz y una vez y media al ancho de la boca en reposo-.

Esto es Proporción, esto es Estético.


La Belleza, pasó entonces a ser algo objetivo, medible por una fórmula matemática cuya aplicación da una constante...


El Número de Oro: 1,61803399


Así, la palabra “Estética“ fue remplazando al concepto de “Belleza”.


Pero no nos engañemos, Estética y Belleza son dos cosas diferentes:


Una Persona Estética

  • Puede ser Perfecta en Proporciones, pero puede no ser bella.

Una Persona Bella

  • Es libre de elegir su propia vida.
  • Es bondadosa y modesta.
  • Es respetuosa con los demás.
  • Es considerada y noble.
  • Es justa y generosa.
  • Su autoestima es elevada.
  • Tiene dignidad, coraje y valentía.
  • No se deja corromper por el poder ni la riqueza
  • Sabe amar, no tiene rencor y sabe perdonar.
  • Reconoce sus limitaciones e intenta superarse.
  • Tiene el don de la alegría y lo transmite.

¿Hay algo de todo esto que se pueda mensurar con el Número de Oro?... Humildemente creo que no.


El diccionario de la lengua española dice:


Belleza “Es la propiedad de las cosas que nos hacen amarlas infundiendo en nosotros Deleite Espiritual “.
Yo le agregaría a la definición la palabra “Personas”, entonces...


Belleza “Es la propiedad de las Personas y cosas que nos hacen amarlas, infundiendo en nosotros Deleite Espiritual”


Las “cosas” solo tienen Belleza Física. Las “Personas” tenemos además Belleza Espiritual.

La Belleza Espiritual es lo que marca la diferencia, es la que nos permite ser receptores y emisores de bondad , amor y belleza. Es con la que podemos cambiar el mundo.


Belleza Física es la Belleza Exterior que se percibe a través de de los sentidos y podemos mensurarla. La grandeza del mar, la inmensidad del cielo, la majestuosidad de las altas cumbres, el brillo de las estrellas, la soberanía del sol, la energía del reino animal y vegetal las proporciones de un rostro y un cuerpo bonito.
Belleza Espiritual es la Belleza Interior, la Belleza del Alma es inmensurable para nosotros los mortales, se percibe a través de sentimientos y emociones, es alegría y bondad, es amor que irradia y vuelve proyectado, es luminosidad y magnetismo, es música que hace vibrar nuestros sentidos, es magia que queda flotando en el aire, como el perfume a flores que dejan las hadas al pasar.